SEMINARIO (VIRTUAL)SITUACIÓN DE LA SEGURIDAD SOCIAL EN VENEZUELA

El Área de Postgrado en Seguridad Social de la Universidad Central de Venezuelamediante la Dirección de Tecnología de Información y Comunicaciones (DTIC) y el Sistema de Educación a Distancia (SEDUCV). .Invitan al SEMINARIO (VIRTUAL)SITUACIÓN DE LA SEGURIDAD SOCIAL EN VENEZUELA Dirigido a: Estudiantes de Pregrado y Postgrado en Seguridad Social y Público interesado.Martes 30 de Abril de 2013 – 7:30pm – Totalmente Gratuito y en LíneaDictado porDr. Absalón Méndez Cegarra ImagenCoordinador del Área de Postgrado en Seguridad Social de la Universidad Central de Venezuela Objetivo Analizar el estado en que se encuentra el desarrollo del Sistema de Seguridad Social establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en la Ley Orgánica del Sistema de Seguridad Social.Enlace de Sesión (Se recomienda ingresar 30 min antes de la Sesión)http://190.169.30.22:80/BridgeMoodle/join_meeting.html?meetingId=1411043

http://seguridadsocialunderecho.blogspot.com/

Calidad-Vida- y Adulto-Mayor

Calidad-Vida- y Adulto-Mayor.

http://www.amazon.com/Calidad-Vida-Adulto-Mayor-Aspiraciones/dp/3659018821/ref=sr_1_3?s=books&ie=UTF8&qid=1366489801&sr=1-3&keywords=calidad+de+vida+y+adulto+mayor

Fundamentación de los Derechos Humanos

Mucho se ha discutido en torno a los derechos humanos, al punto que parece innecesario seguir hablando del asunto, pero lamentablemente la realidad nos dice otra cosa, pues los mismos se siguen violando flagrantemente, por lo que es indispensable continuar está discusión en busca de mecanismos más eficaces que nos permitan realmente ejercer y defender estos derechos. La idea de los Derechos Humanos no alude a derechos, en el sentido jurídico de la expresión, sino a exigencias, valores o atributos morales relativos a un nuevo ideal de persona. El iusnaturalismo heredó para la vida de las sociedades democráticas modernas, un nuevo concepto de persona humana. Un concepto de naturaleza moral. Con él se está señalando cómo es que el ser humano debe ser tratado por sus congéneres y, sobre todo, por quienes detentan y ejercen el poder. Este nuevo modelo de persona humana planteado por el iusnaturalismo ve a los seres humanos como dotados de una serie de atributos: libertad e igualdad, principalmente. La libertad implica conceder que el ser humano está dotado de razón y como la razón la poseen todos los seres humanos, todos gozan de una idéntica igualdad. Tomando en cuenta lo antes planteado, se puede decir que la filosofía de los derechos humanos se fundamenta en un espíritu social-humanista, jurídico-político basada en juicios valorativos, en la justicia, y que se amarra con la filosofía de valores éticos y morales. Por eso los derechos humanos se dice que son un conjunto integral de valores que residen en toda persona, cobrando fuerza que el fundamento último de los Derechos Humanos está en la dignidad de la persona humana. En tal sentido, para el derecho natural medieval, el carácter personal era lo que hacía que el hombre fuese imagen y semejanza de Dios. El derecho natural promueve el tema de la justicia y de los demás valores jurídico–políticos, que de no existir, no sería apta para brindar asidero suficiente y sólido a los derechos de la persona, que luego se vio reforzado con la creación de un orden normativo o positivización, conceptuando los derechos como reglas o normas sociales, Estas normas son las descripciones de las conductas de las personas y de la voluntad de su poseedor, siendo las normas las encargadas de describir el deber ser y hacer con proyección aceptable por la sociedad. El fundamento de los Derechos Humanos tiene las siguientes características: a) es estable o permanente. El fundamento de los Derechos Humanos es el centro de gravedad o referencia que da sentido de unidad y permanencia a los mismos. b) Tiene carácter histórico, de tal manera que va tomando significado y sentido según las distintas épocas o culturas que lo materializan. Puede decirse que, por tanto que formalmente es estable, pero materialmente variable. O dicho de otra manera un fundamento de estructura estable, pero de contenido variable. c) Existe, en consecuencia, un concepto formal, universalmente aceptado, acerca del fundamento de los derechos, que es la dignidad de la persona humana, pero su significado y contenido varía de unas culturas a otras y de una épocas a otras. Es un concepto que se va enriqueciendo históricamente. Es decir, las conquistas y logros para la dignidad de la persona humana se convierten en cada época en el mínimo imprescindible para épocas futuras. Por tanto es un concepto que se va ensanchando y llenando de contenido a lo largo de la historia. Por lo tanto, el fundamento de los Derechos Humanos tiene naturaleza valorativa: es un valor social que está en estrecha relación con un doble plano de lo social: con las necesidades básicas, que constituyen el objeto de los Derechos Humanos, y con los demás valores sociales fundamentales como la justicia, igualdad, paz, vida, seguridad y felicidad. Partiendo de lo anteriormente expuesto, los DDHH se conciben como el reconocimiento positivizado de aquellos atributos vinculados a la dignidad humana; en tal sentido Álvarez, A. (2005) afirma que los derechos humanos son un conjunto de principios garantías básicas para el ser humano, representadas por afirmaciones o ratificaciones del valor dignidad y el respeto de la persona frente al Estado. El autor antes citado los califica como derechos supraestatales que emanan de la propia naturaleza del hombre, “…son esencialmente derechos naturales consustanciales de la misma esencia del hombre mismo.”. (p. 21) Sánchez (2006), por su parte, desde un contexto general, señala que “…los derechos humanos, son derechos inalienables y pertenecientes a todos los seres humanos; necesarios para asegurar la libertad y el mantenimiento de una calidad de vida digna, y están garantizados a todas las personas en todo momento y lugar.”. (p. 19). De lo anterior, se desprende una de las características más representativas de los derechos su inalienabilidad. Igualmente, se aluden los objetivos que se persigue con el reconocimiento de estos derechos y libertades públicas, así como la generalidad de los sujetos a los cuales se les debe garantizar su libre ejercicio. Como se puede observar, existen bases lo suficientemente sólidas sobre doctrina y filosofía de los derechos humanos, quizás falte ahondar en los medios necesarios y/o utilizados para hacer efectivo el ejercicio de estos derechos. Referencias bibliográficas. ALVAREZ ALVAREZ, A. (2005). Jurisprudencia Sala Constitucional. Caracas. Ediciones Homero. Tomo II. SÁNCHEZ ROMERO, M., (2006). “Derechos Humanos”. Constitución Códigos Leyes- Reglamentos Convenios Venezolana. Editorial Buchivacoa. Caracas – Venezuela. MgSc. Aleida Véliz Véliz CI: 6180498

LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA COMO SOSTÉN DE LOS DERECHOS HUMANOS

Se intenta un proximidad al concepto de persona y de la dignidad humana, con plena conciencia de cuan movedizo es el terreno que se pisa, por lo que sería juicioso valerse del criterio de filósofos y bioeticistas de insondable formación académica, para lograr este acercamiento, según la historia de la reflexión sobre la realidad de la persona, marca el pensamiento occidental en algunas de sus etapas fundamentales, las características culturales de las diversas épocas históricas. Urge entonces recomponer una explicación de lo que es la persona humana., esto si se conoce su naturaleza de manera adecuada, sus diferencias cualitativas con respecto a los animales, su origen, su meta final, sus dimensiones de convivencia, solo entonces se podría fundamentar un verdadero humanismo, es importante alcanzar esa comprensión verdadera de la naturaleza real de la persona. Es de esta forma como Aristóteles (384-322) dio la primera definición de persona como “animal racional” o como “animal que posee razón.” El término “persona” poco utilizado hasta los primeros siglos de nuestra era, llegó a ser después un concepto clave para la revelación cristiana con el dogma de un solo dios, subsistente en tres personas (Trinidad) y con el dogma de una persona divina subsistente en dos naturalezas (Cristo con una naturaleza divina y otra naturaleza humana). Los teólogos, para esclarecer estas cuestiones trinitarias y cristológicas, tomaron el vocablo griego prosopon y el equivalente latino persona (persono: sonar en todas direcciones). El prosopon, era la máscara que usaban los actores antiguos en las representaciones teatrales. escondía el rostro del actor y hacía resonar la voz fuertemente; por eso, prosopon también significaba personaje, el que representa a través de la máscara del actor. La definición metafísica es, en lo fundamental, la formulada por Severino Boecio(480-525), que influido por Aristóteles enunció una definición más precisa de persona, que se hizo después clásica, porque la aceptó Santo Tomás de Aquino (1225-74) “personaest naturae rationalis individua substancia”, la persona es una sustancia individual de naturaleza racional. Sustancia en el sentido aristotélico significa un ser-en-sí, es decir, que no está inherente a otro. Ahora bien acercándonos al concepto de dignidad humana, hemos encontrado que José Ortega y Gasset señala lo extraordinariamente difícil encontrar una definición precisa y acabada del concepto dignidad, puesto que corresponde a uno de esos datos primarios irreductibles que no pueden ser formalmente definidos, sino que necesitan ser comprendidos en sí mismos. Este tipo de nociones no admiten una definición lógica. En casos como estos, la tarea del filósofo consiste en intentar dar una definición esencial. El término dignidad designa en latín lo que es estimado o considerado por sí mismo, no como derivado de otro. La dignidad humana significa el valor interno e insustituible que le corresponde al hombre en razón de su ser, no por ciertos rendimientos que prestara ni por otros fines distintos de sí mismo. Platón también señalo en su giorgias “la persona ha de ser afirmada por sí misma y por su dignidad”. Los derechos humanos son la lingua franca de la discusión política moderna actual. En el siglo XVIII, cuando la concepción de los derechos humanos adoptó por primera vez su forma moderna, los exponentes de los derechos humanos hablaron más resueltamente. El preámbulo de la Declaración de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas comienza con las siguientes palabras: “Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”. ¿No es también esta aseveración una reclamación que parte de la evidencia? En consecuencia, el “considerando” que aparece en la Declaración de 1948 constituye asimismo una reclamación de la evidencia. Muchos investigadores convienen en que, por ejemplo, un primer paso importante para el desarrollo de un concepto de los derechos humanos lo dio a principios del siglo XVII el filósofo holandés Hugo Grocio cuando definió los “derechos naturales” como algo que se autoposee y que es concebible separadamente de la voluntad de Dios sugirió que la gente podía usar sus derechos sin la ayuda de la religión para establecer los fundamentos contractuales de la vida social. Grocio desarrolló sus ideas en medio de la revolución holandesa para independizarse de los españoles. Otros pasos importantes se dieron durante la revolución inglesa de los años 1640 por los niveladores, y durante la Revolución Gloriosa de 1688. Pero los “derechos naturales” no se convirtieron en los “derechos del hombre” (es decir, en los verdaderos derechos humanos) sino hasta que se universalizaron. Los filósofos morales han reconocido por mucho tiempo que los derechos dependen de una noción de autonomía moral. De acuerdo con lo que sostiene el filósofo Charles Taylor, “Hablar de derechos universales, naturales o humanos es conectar el respeto a la vida y a la integridad humanas con la noción de autonomía. Es concebir a la gente como cooperadores activos en el establecimiento y el aseguramiento del respeto que se les debe”. Las paradojas de los derechos humanos no disminuyen en modo alguno su importancia histórica o su relevancia actual. No socavan, a mi entender, la validez de las llamadas nociones liberales de autonomía individual o la necesaria universalidad de los derechos. Esas paradojas sencillamente miden la profundidad del reto que planteaban los derechos humanos a las sociedades jerárquicas basadas en el privilegio y el nacimiento, y el reto continuo que ofrecen a la desigualdad, la injusticia y la autoridad despótica de todas clases. Mientras la desigualdad, la injusticia y la autoridad despótica perduren, la evidencia de los derechos humanos parecerá paradójica. MgSc. Norma de la Cruz García

Invertir en los…

Invertir en los jóvenes o perder una generación, afirma la OIT

La Conferencia Internacional del Trabajo hace un llamamiento a favor de acciones urgentes para hacer frente a la crisis del empleo que afecta a 75 millones de mujeres y hombres jóvenes en todo el mundo. Son necesarios enfoques innovadores y el compromiso político.

Noticia | 14 de junio de 2012
GINEBRA (Noticias de la OIT) – El mundo corre el riesgo de perder una generación si no enfrenta con urgencia la crisis de empleo juvenil, señaló la OIT en un documentoadoptado en su Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) que se llevó a cabo del 30 de mayo al 14 de junio en Ginebra.

Datos y Cifras sobre el desempleo juvenil

  • 75 millones de jóvenes están desempleados, 4 millones más que en 2007.
  • 6 millones de ellos han abandonado por completo la búsqueda de trabajo.
  • De aquellos que trabajan, más de 200 millones ganan menos de dos dólares al día.

“A menos que se emprendan medidas inmediatas y enérgicas, la comunidad mundial tendrá que afrontar el sombrío legado de una generación perdida”, declararon los delegados en el informe.
El documento enumera las medidas que los gobiernos pueden adoptar, con el apoyo de empleadores y trabajadores, como: abordar el desajuste entre la oferta y demanda de competencias, mejorar los sistemas de empleo-formación y promover la capacidad empresarial de los jóvenes.
Los delegados exhortaron a “los gobiernos, el sistema multilateral, el G20 y a todas las organizaciones pertinentes a nivel nacional regional e internacional” a enfrentar el problema, con la OIT en una posición de liderazgo.
“Mucho se ha aprendido sobre cómo superar los obstáculos que los jóvenes encuentran en su transición hacia el mercado laboral, pero en muchos países las políticas macroeconómicas ineficaces y otras políticas no han generado suficientes empleos en general y, en particular, para los jóvenes”.
El documento destaca las cifras alarmantes de la crisis: 75 millones de jóvenes están desempleados, cuatro millones más que en 2007. Seis millones de ellos han abandonado por completo la búsqueda de trabajo. De aquellos que trabajan, más de 200 millones ganan menos de dos dólares al día.
La OIT tiene un importante papel que desempeñar en este proceso. “Debe apoyar las acciones de los gobiernos, los interlocutores sociales y el sistema multilateral dirigidas a abordar la crisis del empleo juvenil y promover trabajo decente para los jóvenes”, indica el informe, y agrega que “el compromiso político y los enfoques innovadores son fundamentales a fin de mejorar la situación”.

Nuevo llamado a la acción para abordar la crisis mundial del empleo juvenil

Vea extractos en video de la adopción del documento en la Conferencia Internacional del Trabajo y entrevistas con oficiales en la Conferencia.

Etiquetas: empleo, empleo de jóvenes, desempleo de jóvenes, Conferencia Internacional del Trabajo

Unidad responsable: Comunicación e Información al Público

 
 
 
Cerrar

Correo electrónico

Invertir en los jóvenes o perder una generación, afirma la OIT

Para

E-mail dirección:
Separe las direcciones con una coma (,)

Sus datos:

Su nombre:
Su E-mail:
 
Enviar  
 
Comparta este contenido
 
 

 

 
 
 

LA PRIORIDAD PRINCIPAL: EL EMPLEO DE LOS JÓVENES

LA PRIORIDAD PRINCIPAL: EL EMPLEO DE LOS JÓVENES

En 2011, unos75 millones de jóvenes entre 15 y 24 años se encontraban desempleados, lo que supone un aumento de más de 4 millones desde 2007.

Hay152 millones de trabajadores pobres cifra que representa el 28 por ciento del empleo de los jóvenes en el mundo.60 por ciento son mujeres.

A nivel mundial, la tasa de desempleo de los jóvenes prácticamente triplica la de los adultos. Esto plantea una amenaza a la paz, la estabilidad y la prosperidad.

El mundo se enfrenta a un empeoramiento de la crisis del empleo de los jóvenes. La OIT advirtió sobre el riesgo del legado de esta crisis de una ‘generación perdida’ de jóvenes trabajadores que tienen que lidiar con un peligroso conjunto de factores negativos: elevado desempleo, mayor inactividad y trabajo precario en los países desarrollados, sin olvidar la persistente y notable escasez de empleos en los países en desarrollo. Las mujeres jóvenes tienen mayores dificultades para encontrar un trabajo.

La OIT proporciona asistencia a 40 países para fomentar la creación de políticas y programas coherentes y coordinados en favor del empleo de los jóvenes. Este enfoque integrado combina políticas macroeconómicas y medidas específicas relacionadas con la demanda y la oferta de trabajo, así como con la cantidad y calidad de los empleos.

En Perú, dos de cada tres desempleados tienen entre

15 y 29 años de edad, y cuatro de cada cinco jóvenes trabajadores tienen empleos precarios, generalmente en la economía informal. Más del 75 por ciento de las microempresas creadas por jóvenes no duraron más de un año. La OIT apoyó el Plan de Acción para el Empleo de los Jóvenes 2009-2012. Unos 370.000 jóvenes se han beneficiado de la creación de una “ventanilla única” en los servicios públicos de empleo; de menores costos de solicitud de trabajo gracias a la introducción de un certificado único; de la adopción de programas de formación para los jóvenes, y de un servicio de información y orientación para los migrantes.

En Serbia, la tasa de desempleo juvenil supera el 37 por ciento, muy superior a la tasa de desempleo entre los adultos del 12,3 por ciento. Este problema va acompañado de empleos precarios, que adoptan la forma de acuerdos contractuales a corto plazo y trabajos ocasionales en la economía informal. La OIT apoyó una estrategia de empleo para los jóvenes, que incluyó la prestación de servicios activos del mercado laboral para más de 3.500 jóvenes desfavorecidos: el 85 por ciento ha encontrado empleo a tiempo completo y reciben un salario entre el 10 y el 20 por ciento superior al salario mínimo; en la mitad de los casos, trabajan en la empresa donde habían recibido la formación.

La OIT en acción

El trabajo decente supone el derecho, no
sólo a sobrevivir, sino también a prosperar
y a tener una calidad de vida digna y
satisfactoria… Confiamos en que la OIT
seguirá luchando para que el trabajo
decente sea una realidad mundial.
Nelson Mandela

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.